Un sismo se puede detectar, a grandes rasgos, luego de que las ondas sísmicas provocan el movimiento del suelo por donde pasan. Para registrar estos movimientos se utilizan los sismógragos o acelerógrafos, cuyo fin consiste en obtener un registro del movimiento del suelo ante este movimiento. Para ello, es importante tener claros los siguientes puntos de un sismo:   1.- La clasificación de un sismo según su magnitud.   La magnitud de un sismo tiene que ver con la liberación de energía a través del suelo. Para calcular esta energía...