Todas las señales que encontramos en la calle tienen un por qué. Por tanto, es importante que conozcas qué significado tiene cada una de ellas y en qué situación funcionan.

Según el marco de la política nacional de prevención de desastres, la implementación de señales nacen a partir de la urgencia por proteger a la sociedad ante la ocurrencia de una emergencia o desastre, ya sea provocado por el ser humano o de origen natural.

Para ello, es necesario que las señales cumplan con el código, que tiene que ver con la designación del color, la imagen y la leyenda en cada una de ellas.

La NOM-003-SEGOB/2011 especifica acerca de esto. Dicha norma tiene como objetivo “especificar y homologar las señales y avisos que en materia de protección civil, permitan a la población identificar y comprender los mensajes de información, precaución, prohibición y obligación”.

 

Pero, ¿qué es una señal?

Principalmente, una señal es un conglomerado de elementos con el propósito de que la población identifique los mensajes de información, precaución, prohibición y obligación.

Dicho conglomerado está conformado por la forma geométrica, el color de contraste, el color designado de seguridad y el texto (opcional).

De acuerdo al mensaje que mencionan las señales, estas se clasifican en:

 

  • Informativas: son aquellas que sirven para identificar las zonas seguras.
  • Informativas de emergencia: aquellas que indican equipos o instalaciones para uso de emergencia.

  • Informativas de emergencia o desastre: estas son utilizadas por las autoridades que apoyan en emergencias o desastres, y las señales sirven para localizar instalaciones y servicios dispuestos para su apoyo.

  • Precaución: estas advierten sobre la existencia y naturaleza de un riesgo.

  • Prohibitivas o restrictivas: prohíben y limitan una acción que podría provocar un riesgo.

  • Obligación: son aquellas que imponen al que las observa, la ejecución de una acción a partir del lugar donde se encuentra la señal.